20081104

Semana sin máquinas


Desde las cero horas del 6/11 desconectaré todas las máquinas electrónicas que tengo a mi alrededor por una semana.   Apagaré primero el ordenador y el teléfono móvil. Seguiré con la tele, la radio, el DVD, el mp4 y el equipo de música. Por no usar transporte, iré caminando a todos lados. No seré totalmente radical. Pero lo más parecido a una máquina que toquen mis manos esta semana será la cafetera y el cascanueces.

18 comentarios:

el otro dijo...

Me alegro de haber podido llegar a tiempo para hacerte un comentario antes de que desconectes todas las máquinas.
Espero que no imites a la protagonista de azul en esa secuencia, porque se te podría ir la mano y te quedarías más tieso que la mojama flotando en la piscina municipal.
Por lo demás, creo que no debes ser tan radical. Con que le dediques menos tiempo a las máquinas, es suficiente. La tecnología debe estar a nuestro servicio y no al contrario.
Un abrazo.
P.D: Si dejas de utilizar el ordenador, ¿quién me va a comentar mis cuentos?

fernusan@gmail.com dijo...

amigo escritor, en una semana te diré si tienes razón.

Otros espíritus sensibles hablarán en tu blog esta semana. Hoy prefiero comentar tus cuentos en persona, y que me cuentes de esa comunidad literaria en la que paras últimamente.

Un abrazo.

P.D: aún quedan 31 horas para el inicio del experimento.

Berta dijo...

Me parece una decisión consciente que seguro te dejará tiempo libre para dedicarte a las cosas que te gustan.

Una propuesta: reunirnos alrededor del fuego algunos amigos no virtuales el finde del 22 en la cabaña de la sierra.

Como sueles decir, "hay dos tipos de personas..." y yo añado: las que proponen reuniones y las que dejan que los demás propongan y se quejan porque la peña va "a su bola".

Podemos convocar a los amigos vía email, antes del 6/11 ¿no?

Besos virtuales (luego te doy otro beso real y hacemos vibrar el cuenco tibetano).

Berta

Anónimo dijo...

Lo que haría cualquiera en esa situación sería... aburrirse. Me parece muy interesante, creo que te saldrán imitadores. Estoy deseando conocer los resultados porque, de verdad, me has despistado mucho con tus intenciones.
Te deseo suerte. Si necesitas algo, ya sabes dónde nos tienes, aunque tendrías que venir andando y esperar a que algún vecino entrara para no pulsar el portero automático.
Ah! mi blog es mi nick
mamisigloXXI.blogspot.com

El viajero espiral dijo...

gracias swami-b.

Me gusta cualquier propuesta que tenga cerca una hoguera. Y tus besos siempre siempre físicos, soy un hombre caliente mamita (jaja, doy asco asere).

Siempre un abrazo antes que un emoticón, y más con el amigo.

P.D: Fito, felicidades!, ganó tu candidato.

P.D 2: quedan 13 horas para el inicio del experimento.

El viajero espiral dijo...

para mamisigloXXI

No sé en qué acabára todo esto, pero lo seguro es que aprenderé mucho más de lo que creo.

Aunque sólo sea para llegar a tu casa andando y darte un grito desde la calle: Belén, corasón, ábreme ya!!

En algunos países, como Cuba, ésta es una linda experiencia diaria y muy humana. Allí las máquinas andan siempre estropeadas y las gentes andan en candela.

Besos!

Anónimo dijo...

bien, grandioso! ...lo que me ha dado resultado a mi fue establecer horas y días. El correo-e del trabajo lo abro solo en el trabajo; no los fines de semana. El personal lo abro máximo 30 minutos por día (durante el trabajo ;)). El celular lo apago de noche; no tengo teléfono fijo. Tengo una cuenta de skype para el trabajo y otra para los amigos. La del trabajo no se abre durante el fin de semana. La de los amigos/as le prendo solo cuando quiero hablar con ellos/as. Suerte Fernando.

fernusan@gmail.com dijo...

gracias por tu comentario, amigo anónimo. Y tomo nota de tus experiencias, seguro me serán útiles en el futuro.

Anónimo dijo...

Hola Fer,
fantástico, parar el carrusel y hacerlo girar en contra..
Salirte de la norma y de la moda que es estar enganchado todo el día a la técnica, sin tiempo para lo realmente importante..
Un beso

fernusan@gmail.com dijo...

eso es lo que trato de averiguar: lo importante, y por qué las máquinas me terminan devorando.

gracias por tu comentario. Besos.

Anónimo dijo...

Te quedan horas para tu experimento.

Pero, ¿por qué estas tan ansioso?

Has tardado tiempo en descubrir que es mejor quedar en un bar que escribir emails …………….

Lo virtual es bueno para lo que es, lo virtual

Pero….. donde esté lo analógico………..

Estoy tan harta de las elecciones yanquis

Besos

Ah, estuve una semana en Palestina, vine aún más indignada de lo que estaba.

Pito

fernusan@gmail.com dijo...

Inicio la desconexión.

Nos vemos pronto amiguitos!

maremoto dijo...

¿Quieres hacer otro experimento incluso más radical? Haz el camino de Santiago, con el móvil apagado y sin ipod...verás que bien se está. Eso sí, mejor de cara a la primavera o en verano. Un abrazo morenazo.

Anónimo dijo...

Yo he llegado tarde. A estas horas estás desenchufado. Cuando leas esto espero que hayas disfrutado de tu semana sin máquinas, que no se te haya hecho larga sino fugaz como todo lo bueno, y que el experimento te haya ayudado a dosificarte y a desintoxicarte, tecnológicamente hablando, pero estoy totalmente de acuerdo con alguno de los comentarios del blog: la tecnología ha de estar a nuestro servicio.
Lo dicho, que la experiencia te sea provechosa. Ya nos dirás
Un abrazo

Anónimo dijo...

Yo no acabo de entender tu experimento. Quieres desconectarte de todas las máquinas para superar un estado de ansiedad, pero sólo durante una semana y teniendo las máquinas al ladito tuyo por si no puedes soportarlo más y te vuelves a conectar un segundito nada más para hacer una llamada inevitable o mirar un mail super urgente.

¿por qué no te has ido al desierto durante una semana? ¿o a algún pueblo perdido de Teruel sin gente, ni internet ni cobertura de móvil?
¿y qué harás cuando vuelvas a conectarte, tomarte la vida de otra manera? Chico, perdona, ya sabes que soy super fan tuya, pero esto no lo entiendo. Me recuerdas al tópico del ejecutivo que se pasa la vida currando como un loco para poder terminar sus días en una cabaña perdida pescando ¿y por qué no dejas de trabajar hoy mismo y te vas a la cabaña perdida a pescar? Tú quieres vivir sin estar enganchado a las máquinas, quieres vivir de otra manera diferente a la de ahora, con más tiempo para la vida y menos para la e-vida ¿por qué no empiezas por hacerlo?

Tú eres mi ídolo, la única persona que conozco que es capaz de inventarse un sueño tras otro, ir a por ellos y ¡encima! conseguirlos ¿y ahora vas y montas este lío porque quieres escribir menos emails???? Ja ja.... !!! Siempre me ha sorprendido la capacidad que tienen los geniecillos de conseguir grandes cosas en la vida pero tropezar una y otra vez con las pequeñas.

Anónimo dijo...

Siempre intento quedarme con lo positivo de las cosas aunque no siempre lo consiga y creo que en eso coincides conmigo. La tecnología nos acerca,aunque a veces nos distancie..
Prefiero quedarme con la posibilidad de conectar con un amigo a miles de kms a un impersonal sms de felicitación cumpleañera ( donde esté un calido abrazo...)
Me quedo también con la accesibilidad a todo tipo de información,lecturas..vivencias..cuando hasta no hace mucho estabamos limitados a las pequeñas aportaciones de nuestra biblioteca municipal.
Aún así,rechazo cualquier tipo de dependencia que nos impida ser auténticos, libres... por eso estoy de acuerdo contigo en que una desconexión del tipo que sea periódicamente, es como una dieta depurativa, nos desintoxica.
Lo experimento cada año cuando por un tiempo desaparezco en algún punto del planeta donde los mensajes llegan a la vez que el emisario...
No perdamos nunca la calidez de un abrazo, la sutileza de un susurro al oído y la cercanía de un ser querido, es lo que nos diferencia de todas esas máquinas.
Sigue en tu linea..
Besos fraternos

fernusan@gmail.com dijo...

inició la nueva conexión de máquinas.

Estoy mucho mejor de mi ansiedad después de una semana sin cables. No ha desaparecido pero he aprendido mucho de como bajarla a donde debe estar.

Gracias a tod@s por vuestros comentarios, todos me han ayudado mucho. Hoy empiezo por agradecer y comentar vuestras observaciones.

Mñn escribiré el primer post en el que os contaré mi experiencia.

fernusan@gmail.com dijo...

Antes de empezar, deciros que sois unos torpedos pecadores, firmáis anónimos, y me gustaría responderos por el nombre. No puedorrr con interné.

Anónimos, esta semana he recordado muchas cosas importantes, y en ellas no había ninguna máquina cerca. A veces lo más fácil de darse cuenta es lo más dificil de realizar.

Otra anónima, tb estoy de acuerdo en que las máquinas deben ser en pocas dosis, como los pepinillos: pocos ricos, muchos acaban con tu estómago.

(Mar)emoto, algún día iré a Santiago, andando. Estoy seguro de que es una experiencia total (en todos los sentidos). Y cuando vaya, te pediré que me digas los secretos del viaje.

Querida anónima norteña, tienes razón en algo: he tropezado, y me he levantado con dolor de cabeza. Eso sí, lo de ejecutivo no será por el traje y la corbata, no?. Me apunto la terapia de la cabaña, me gusta el bosque.

Pito, tú has sido una de mis sabias en eso de consumir menos. Ahora me río menos de tu pasado de guerrilera y voy más al mercado y menos a las grandes superficies.

Sister, gracias por entenderme, son muchos años de miradas sin necesidad de hablar. Te quiero.

Gracias chicos, el cariño es la mejor medicina de los pobres.